Blogia
Gustavo Prieto

Tapas

Tapas Los pimientos de Padrón, unos pican y otros no. Como la vida misma. Se podría resumir en ésta gran frase, que sale en el tráiler, éste melodrama que nos presenta en su debut cinematográfico el showman de moda: José Corbacho junto a Juan Cruz.

En corto:

Cinco historias se entrelazan en un barrio de L’Hospitalet. Cinco vidas que luchan día a día por salir adelante en sus bares, en sus comercios o en su propia casa. Con sus miedos, sueños y esperanzas. Una comedia ácida o un drama con buen humor. Desde luego que no deja mal gusto estas tapas.

Más:

Sin duda, ha sido un buen comienzo en el cine para Corbacho y cía, que ganaron el premio a la mejor película y mejor actriz (Elvira Mínguez, de mi tierra, por cierto) en el Festival de Cine Español de Málaga.

Olvidándonos de los premios, hay que reconocer que las historias están bien llevadas con una mezcla tan explosiva, y real, como es el humor y el drama. No hay que olvidar sonreír en los peores momentos porque un día sin sonreír es un día perdido, al menos es lo que dicen, y en esta película menos.

Las cinco vidas de estos personajes tienen en común el amor perdido, por unos, soñado por otros, conquistado por los de más allá. Quizás sea lo que mueve la vida, desde luego la de estos individuos sí. El abanico de posibilidades que mueve la película en cuanto a la elección de la pasión más desgarrada y disoluta que hay en la vida es digno de un buen bar repleto de tapas para elegir, como el que regenta Lolo, Ángel Andrés (Taxi). Un hombre cobarde que se refugia en su testosterona ante las mujeres, por suerte para él, le llegará al bar Mao, un cocinero oriental que le enseñará otro punto de vista de la vida. Por dicho bar pasarán los otros personajes; la abuela, María Galiana (Solas) que intenta sacar dinero vendiendo droga para la operación de su marido; Los dos jóvenes, dispares en sueños, pero amigos sinceros; y la gran Elvira Mínguez, que ha demostrado ser una grandísima actriz, interpretando a una divorciada cuarentona que busca el refugio del amor navegando por la red.

A pesar de las buenas maneras que tienen estos co-directores se le podría buscar la pega en la sencillez y premeditación de algunas tramas. Una pega que adolece de poca profundidad en el desenlace sin llegar a perturbar al espectador cuando cada personaje escoge su camino. Por otra parte, el hecho de tener varios cameos televisivos en este tipo de historias te saca del hilo conductor que tan bien llevan a lo largo del celuloide.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gustavo -

Era para ver si alguien leía mi blog... :-P

E. -

La frase no es "los pimientos de Padrón, unos pican y otros no"...¿?
;-)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres