Blogia
Gustavo Prieto
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡Felicidades!

Vaya, vaya, vaya… hoy es mi cumpleaños, y cada vez más cerca de la crisis de los treinta. Mi cana ya me lo advertía a los veinte, que esto del tiempo no perdona, que pasa, tarde o temprano todo pasa. Lo bueno y lo malo, así que para qué tomarse todo esto en serio.

Por eso ayer tampoco me tomé en serio lo bien que me lo había pasado durante la grabación de mi cuarto cortometraje, de la gente que conocí, de la toma uno y la toma siete, de que nos quedábamos sin luz o que, de nuevo, algo fallaba. Al final todo salió adelante. Esta carrera profesional va paralela a la edad y uno avanza en sus pequeños proyectos al igual que las canas. Podría decir que tengo cuatro canas profesionalmente hablando.

Sigo sin tomármelo en serio, y menos al levantarme con una hora menos, una tos catatónica y con agujetas del día anterior. Cualquiera que no me conoce, y los que me conocen también, pensarían que la fiesta de fin de rodaje fue ayer, pero no. Ayer acabé desfallecido después de estar sufriendo toda la semana para que no lloviese, y no lo hizo, sino todo lo contrario, nos hizo un sol de justicia. Supongo que alguno puso más velas de las debidas. Pero nos las arreglamos bien, acabamos antes de tiempo y mi primer regalo lo tengo en formato digital encima de la mesa.

Mientras tanto, recopilo el día que desglosé el guión y me propuse embarcarme en otra locura más, con cinco niños alrededor y, más tarde, una mujer invidente. Un viaje complicado que he salido airoso ante las trabas de cada día. Todo ha pasado muy rápido. En ningún momento pensé realizar otro cortometraje tan pronto. Tenía miedo, ya que no conocía a nadie en esta nueva ciudad, pero qué demonios, Madrid me ha demostrado que la palabra ultraísta va ligada a sus pies, y he formado un grupo de trabajo fetén.

Y ahora vienen los mensajes desde mi tierra, las llamadas de añoranza, el por qué y el cuando, y uno no sabe explicar ni lo el por qué ni el cuando, tampoco llega a expresar la mirada y el sentimiento que uno tiene hacia el primer regalo, no hace llegar lo que siente al tenerlo entre manos, y por eso las palabras se quedan huecas. Pero insisto en que llegarán las respuestas, mientras tanto pongo fecha y hora para asegurar que iré a celebrarlo con la familia y los amigos. Para olvidar las canas, también las profesionales, y pensar que… eso también pasará.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Espe -

Cumplir 30 no es el fin del mundo, te lo aseguro ;-)
Se puede llevar con más dignidad y alegría que muchos 20 :-D En esta vida ojalá que todo llegue, y que nos vea celebrarlo cada año, no?
Sé bueno y cuídate en la distancia a mí se me hace difícil ;-)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres