Blogia
Gustavo Prieto

Mi primer largometraje...

...como ayudante de dirección. El que grita. El que dice prevenidos. El que manda callar. El que lleva el tiempo. El que sabe qué plano viene después. El que tiene que estar concentrado al cien por cien y nunca dormirse... Bueno, al menos, disimular que durante la noche anterior no has pegado ojo. Los planos los tenía en mi lista, preparados y requeterevisado, suplicando que no haya demasiadas sorpresas de última hora. A las siete de la mañana me he levantado para ir al primer día de rodaje. Con lo difícil que es empezar no solo los primeros planos, sino el propio rodaje. En el metro lo pensaba. Llegas, te presentas a la gente... sí, soy el primer ayudante, ok. ¿ok? Uno no sabes hasta qué punto le harán caso. ¿Tendré que gritar mucho? No, estamos en un sótano pequeño, por lo que no hará falta... espero, pienso. Eran las ocho y llegué de los últimos, la gente ha sido puntual, buena señal para mí, para ellos la mía empieza mal. Luces. Cámara. Maquillaje. Y catering, muy importante. A la mitad de la gente la conozco, hemos trabajado antes en chochos de todo tipo, por lo que hay confianza. A las diez y media hemos empezado. Toma buena. Siguiente. Hemos descartado muchos de planning y todo ha ido como la seda. Paramos a comer y retomamos. Buf... con lo que cuesta arrancar de nuevo. Ha sido más lenta la tarde, pero porque han sido planos más complicados. El acting y el momento del corte de dedo. Muy bueno. Decidimos terminar a las ocho, como los profesionales no hemos hecho horas extras... y este era de los días complicados. Ojalá sean así el resto.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres