Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #002

 

El segundo día ha sido más productivo. Cuando construyeron esta habitación (y eso que es nueva) se olvidaron de poner persianas. Creo que es algo habitual en estas tierras, así que a las ocho entró el sol como Pedro por su casa.
 
Mi primer objetivo era encontrar el adaptador (travel adapter, hay dos tipos con diferentes potencias), así que en una tienda de todo a cien lo encontré (En Madrid lo llaman “la tienda de los chinos”, mientras que aquí este tipo de tiendas lo llevan gente de la India, Paquistán, etc...) El hombre fue muy simpático y me dijo que mi inglés no era malo (supo cómo ganarme). Yo también le entendía bien, pero es algo normal, ya que los extranjeros nos entendemos mejor entre nosotros, pero los “british” son otra historia. Por fin pude conectar mi portátil y me quedé más tranquilo.
 
Mi primera incursión por el centro de Manchester fue ir a The Piccadilly, el centro neurálgico de la ciudad. Aquí llegan y salen un montón de autobuses (Sobre los autobuses hablaré en otro post porque tiene su miga). Por esta enorme plaza también está el Primark, un gran centro comercial muy barato y el centro de información para turismo, donde hay un chico joven, llamado Rod (o algo así), que habla español. Él me explicó las líneas de autobús en Manchester y me dio un mapa. Muy simpático.

Después compré mi tarjeta sim con la compañía O2. ¡Por fin tengo teléfono inglés! No necesitan ningún dato y fue sencillo, aunque el vendedor me explicó varias cosas que no entendí. (Mi primer encontronazo con el acento british). Yo solo quería tener un número para hablar en tierras inglesas, para buscar trabajo, por lo que es posible que para llamar a España haya otras ofertas mejores.

En el facebook hay una página de españoles en Manchester donde tienen una impresionante guía, aunque también valdría para cualquier otra ciudad inglesa. Muy recomendable visitarla antes de venirse aquí.

Como bien dice en la guía, hay que ir al Consulado Español (70 spring Gardens), por lo que me fui para allá. Cuando llegas, tienes que firmar en recepción, después ir al final de un pasillo y subir unas escaleras hasta el primer piso. En una ventanilla te atienden en inglés, pero dentro, hay gente que habla español (¿?). Tuve que rellenar un papel para registrarme con mi dirección inglesa, fotocopiaron mi dni y me pidieron el pasaporte y una foto, por lo que tendré que volver en breve a dárselo.

Cerca de allí, fui al Banco Santander que indican en la guía. Está en 28-34 Cross Street, está en una esquina, y pregunté por Melissa Carrasco, una mujer que habla español, pero no estaba, por lo que tuve que volver una hora después. Cuando pude tener una cita (appointment) con ella, me explicó que tiene la agenda ocupada por españoles. No lo dijo muy alegre, pero fue muy simpática y me explicó que para abrir una cuenta necesitan el contrato de la vivienda, porque necesitan demostrar que vives allí para luego enviarte la tarjeta. La cuenta no cuesta nada, pero la tarjeta solo me servirá para sacar dinero, no para pagar en tiendas. Suficiente.

Mi siguiente incursión en la mañana fue ir al jobcenter cerca de Salford Central Station (Me dio la dirección Rod, el chico de información). Allí tuve mi segundo encontronazo con el acento british. Tuve que explicarle que cobraba paro de España y que tenía que arreglarlo allí. La solución que me dio es que llamara a un teléfono donde me pueden atender en español. Mañana llamaré.

Por la tarde me he puesto al día con los emails, escribir en el blog y descubrir la web de la BBC donde puedes ver vídeos en inglés con subtítulos y escuchar la radio. El periódico The Guardian también es una buena opción para aprender la multitud de expresiones inglesas, que tienen para dar y tomar.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ana -

Gus, sigue contandonos tus aventuras para animar nuestras tristes existencias llenas de rutina. Danos envidia
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres