Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #007

Esta mañana tenía cita en el Jobcenter, que es el INEM británico, pero ni mucho menos se acerca al tipo de local que vemos en España.

Para empezar, el Jobcenter da buen rollo. Los carteles verdes, la enorme sala con multitud de gente trabajando y lo mejor de todo: cuando entras, hay varias personas esperándote a ti. Te hacen sentir importante. Hay dos o tres hombres de pie en el hall con unas camisas blancas recién planchadas, con la misma corbata, que te sonríen y te preguntan si tienes cita. Son la viva imagen de los Pet Shop Boys. Rubios, pelo rapado, ojos claros e, incluso, algunos con un mini pendiente. Parece que llevan consigo un micrófono, pero no, es el walkie. En definitiva, el Jobcenter da buen rollo.

Al otro lado estamos los parados, feos y con sueño que anhelan ser como ellos, es decir, cantantes de un grupo de pop que trabajan en el Jobcenter. En mi caso, que soy moreno y con los ojos marrones, no encajo, pero no descarto en un futuro hacerme un teñido o algo similar.

Mi cita, de nuevo, fue con intérprete. Esta vez estaba cara a cara con la trabajadora social y me pasó un teléfono donde estaba la traductora (ella cogió otro auricular). La imagen es curiosa cuanto menos. Esta vez no me tocó ninguna brasileña y la mujer hablaba español a la perfección. Pero la cita era errónea. Se confirmó que la brasileña y yo no nos habíamos entendido. Ellos creían que iba a solicitar la ayuda británica y yo necesito importar la ayuda española, así que me tuvo que dar otra cita (ya que la mujer que me atendía no llevaba este caso) y me han dado para el próximo lunes. ¡Una semana!. La burocracia me repatea.

Después había quedado con un auténtico british para dialogar en ambos idiomas (el intercambio). El hombre no habla mucho español, pero mi inglés tampoco es para lanzar cohetes, así que a lo largo del mes espero mejorar algo más junto a él. Hasta que me decida ir a alguna academia.

Por otra parte, hace poco recibimos una carta en el apartamento que exigían el pago por el uso de la televisión. Más que un aviso era una amenaza: o pagas o te las verás con la justicia. Al parecer, el chico que vivía en mi habitación, hacía uso de esta máquina endiablada y no apoquinaba la tasa ¿mensual?. Desconozco el precio que hay que pagar, pero es curioso al menos.

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

cheap nike air max uk -

Thanks for getting the time to talk about this, I sense strongly about it and enjoy understanding far more on this subject. If feasible, as you obtain expertise, would you thoughts updating your weblog with alot more material? It truly is really useful for me.

Gustavo -

jajaj Gracias María, pero no te creas que todos los días me pasan cosas interesantes.

María -

Pero sigue contando por fi!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres