Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #008

 

Hoy voy a ponerme serio y voy a hablar de algo importante: El inglés gallego.
 
Hace años escuché por primera vez un single de Miliki con la canciones de los payasos. Fue tan famoso que hasta sacaron tiempo después el dvd y más merchandising. Entremedias de cada canción hablaba Miliki al público infantil y en una ocasión soltaba algo así como “¡qué bonita es la vida! Repetid conmigo niños: ¡Qué bonita es la vida!" ...mm... Después de unos cuantos años de vida laboral he de decir que, si pillo a Miliki por banda, le diría cuatro palabras.
 
El otro día me aburría (mientras espero a la segunda cita con el jobcenter), porque el paro es lo que tiene, que te aburres y piensas y tienes un run-run en la cabeza que no para y decidí echar un vistazo a las webs de búsqueda de trabajo, que es una larga lista, hasta el infinito y más allá. Antes de llegar a Manchester, ya tenía unas cuantas anotadas, pero como el ansia me posee, apunté todas las que encuentraba. Incluso en el Consulado Español me dieron unas hojas con más webs, por si no tenía suficientes.

Aún así, me lo voy a tomar con calma. No obstante, me registré en varias webs y envié unos cuantos currículum. Por probar. ¡Y me llamaron! Claro que me llamaron. De un Call center que necesitaban a un candidato que supiera español, pero también un inglés fluido. No hubo más llamadas ni mensajes, como era de esperar, así que respiré hondo y me fui a hacer la comida.
 
Por la tarde tuve un encuentro con españoles que no conocía de nada (Pau va por ti). Cuando te encuentras a miles de kilómetros de tu familia y de tus amigos de toda la vida, cualquier gesto de amistad es bienvenido y esa tarde lo tuve. También estaba entre nosotros un british, así que la conversación en general fue en inglés (siempre está bien tener una clase de conversation y listening con una cerveza entre las manos).
 
Quizás sea esta la mejor manera de aprender inglés, invitando a pintas a los british (seguro que sale más caro que la academia).
 
Al margen de reflexionar sobre la economía mundial (nada trascendental), salió el tema de los acentos ingleses y españoles. Toni, un chico del grupo, había trabajado en Arizona, U.S.A., y cuando llegó a tierras inglesas no le entendía ni dios. El propio chico inglés nos comentaba que también se encuentra con similar tesitura en su país. ¿Qué voy a contar de España que no se sepa? Dado que el inglés de aquí es norteño, con un acento particular, voy a acuñar el título y lo definiré como si fuese un inglés a lo gallego.
 
Después de "la mini búsqueda" de trabajo y las pintas de la tarde, que al fin y al cabo fue lo mejor del día, reflexioné sobre la canción de Miliki y, quizás, debería de matizar su mensaje y decir a los niños algo así como “¡Qué bonita es la vida, a veces!”.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gustavo -

Gracias man! Como me dijo una amiga hace poco, yo solito me metido en el berenjenal..jajaja

Esto no ha hecho más que empezar.


Jas -

Ánimo tío, ya sabíamos que el principio era jodido... ya queda menos para que termine eso... el principio.

Un abrazote.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres