Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #029




Mi vida ha sido siempre la de un currito. He trabajado en multitud de empresas. En todas he aprendido algo y en todas te encuentras el mismo tipo de personas. Incluso en Manchester.
 
Creo que ya lo he explicado, pero voy a refrescar la memoria para que se entienda mi última anécdota con una supervisora. En el trabajo te dan equis habitaciones que tienes que limpiar en 30 minutos cada una, PERO si terminas más tarde no te pagan más, por lo que tienes que terminar a la hora. ¿qué pasa si terminas antes?
 
Pues si terminas pronto tienes que esperar a la hora que deberías haber terminado para cobrar esas horas.  Unas se van a fumar, otras limpian más despacio, hablas con algún compañero... cualquier cosa, pero hay que acabar a la hora. Casi “todas” las supervisoras te dicen que esperes porque si no, no te pagan las horas que te pertenecen por haber limpiado todas las habitaciones.
 
Pero el otro día descubrí que hay una supervisora toca cojones que si acabas antes, te manda a casa o te pide que limpies el pasillo. (!) Alucino en colores. La obsesión de ciertos encargados por ver a sus trabajadores moverse debe ser sintomático en cuanto ascienden al cargo. Como si fuera una gripe.
Me he visto en este tipo de tesituras en varias ocasiones. “No hay trabajo, pues te pagan para algo, aunque no haya nada que hacer, te lo inventas, pero no quiero verte parado”. (En este caso es peor, porque el trabajo lo has hecho). Necesitan verte hacer algo. Eso sí, cuando hay mucho trabajo y haces horas extras ni dios dice nada. Este tema me quema mucho y salí del hotel echando pestes por culpa de la (….) de la supervisora.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres