Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #032

Hoy ha sido un día extraño. He empezado pidiendo menos horas en el hotel, ya que mi cuerpo no da más de sí. Trabajar mis días libres con el fotógrafo es una locura. Sobre todo ahora que hay más clientes y no bajo de las ocho horas, o sea dieciséis habitaciones. La supervisora me ha dado el okey y me he ido a por el trolley. 

Cuando arrastraba el pesado remolque por los pasillos, me he encontrado cinco pounds. La felicidad fue perturbada a las dos horas, al ver a la supervisora (la misma que le pedí menos horas) para darme más horas extras (!). Tres personas no habían ido a trabajar, por lo que tenían que repartir las habitaciones entre la gente. Como no paraba de suplicarme, he aceptado.
 
El trabajo se hace sin problemas, pero si al principio tuve agujetas ahora tengo calambres y dolores de espalda. Jamás me había sentido así en ningún otro trabajo (será la edad). Mi energía está consumida y el pasado domingo, grabando el videoclip, me sentí fatal. Duermo poco, me duele todo el cuerpo y no tengo tiempo ni siquiera para escribir en el blog.
 
A media mañana tuvimos reunión de departamento. Momento en el que nos ofrecieron unas cocacolas y barras de chocolate. Ante esto, lo único que se puede pensar es que vienen malas noticias. Pero no, solo nos han dicho que la anterior jefa lo ha dejado para siempre (según me han chivado por estrés (?)) y que en estas semanas se iba a restablecer todo de nuevo.
 
También podría contar que mañana iba a ir al concierto de Bjork, pero como se solapa con una boda islámica, he tenido que venderla. El tipo al que se la he vendido era de Manchester y me ha dejado a cuadros al preguntarme si yo era filmmaker, ya que su hermano me ha reconocido (por el nombre) tras ver el vídeo que hice para el festival de cortometrajes (para terminar el día raro).
Por cierto, aquí podéis echar un vistazo al vídeo (yo solo grabé y edité el vídeo, la decisión de que durase seis minutos no fue mía).

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gustavo -

jajjaja sí, en ocasiones me siento un lemming en el hotel. Hay días que soy uno al que se le han olvidado poner el paraguas y va en caida libre, pero en el ultimo momento me salvan... jjjajaa Lo del calzado lo dices por tu pata? Tu como andas, eh? Besotess!!

PAU -

calambres, extremidades que se duermen en pleno movimiendo, poder andar con los ojos cerrados sin darte un golpe... momentos dignos de un lemming! en esas condiciones todo es normal! ánimo Gus queda menos para que puedas elegir una opción diferente... al menos espero que las horas extra te las paguen como tal!! que no te duelan los pies es mucho!!!! un buen calzado is very important thing
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres