Blogia
Gustavo Prieto

Mi Manchester #033

Birmingham, UK

 

Mucha gente me pregunta por lo que veo al abrir las puertas de las habitaciones. El misterioso mundo de los seres humanos en su momento mas íntimo, sus objetos, su forma de vida... bla, bla, bla... Aunque el tiempo que llevo no es para llegar a una tesis del housekeeper, sí que puedo analizar las diferentes situaciones que me he encontrado y con las que he llegado a ciertas conclusiones e hipótesis.
 
Hay que distinguir claramente entre los clientes (guess) que se hospedan entre semana y los que lo hacen en fin de semana. No hay que ser un sociólogo para saber cuál es lo que les empuja a unos y otros el pasar una noche en el hotel.
 
Entre semana, con excepciones de algún concierto en la ciudad, la gente pasa una noche por cuestiones de negocios. El hombre, en esta ocasión, lleva su portátil y poca ropa. Apenas usa los jabones que les ofrece el hotel y, alguna vez, ni siquiera se duchan, por lo que es de limpieza rápida. Estaríamos hablando de un DEFCON 5 (Habitación ideal).
 
Siguiendo con este tipo de días, hay una clara diferencia entre estos hombres de negocios y las mujeres de negocios. Sí. Está demostrado empíricamente que la mujer necesita tocar todo, así que, sin ser una locura de desorden ni nada preocupante, este tipo de situaciones entran en la categoría de DEFCON 4 (¡Pintalabios en los vasos!)
 
Como he dicho, entre semana suele ser tranquila hasta que hay algún acontecimiento o... simplemente llega una pareja, no se sabe muy bien por qué, pero ahí están fornicando a las ocho de la mañana un jueves de mayo (!). Dos personas utilizando todas las toallas y, de vez en cuando, bebiendo vino en la bañera. Categoría DEFCON 3 (Les pitan un poco los oídos a los clientes).
 
Llega el fin de semana. Antes de entrar en profundidad en este tema, he de decir que alguna vez no ha sido tan alarmante, pero son pocas. El sábado y el domingo suele ser un momento de jolgorio, fiesta, borracheras, alcohol, fastfood... todo junto como si la propia habitación fuera un cocktail y lo movieras con mala leche. En el DEFCON 2 hablamos de situaciones en las que el baño esta encharcado como si se hubieran duchado fuera de la cabina. Momento de ropa nueva en la que quito etiquetas, pegatinas, cajas y demás restos y desperdicios y lo tiro a... no, en la papelera no, lo tiro al suelo. Hablamos de gente que les pita los oídos tanto que creerían que les están llamando al móvil. Son ese tipo de personas que se duchan y se bañan con sales de baño (o como yo las califico: ¡qué coj.... de mie.. se echan que está pegado como su p... madre!)
 
Y ahora llega el DEFCON 1. Redoble de tambores. Hay veces que estas prevenido al ver el escándalo que forman. En este tipo de habitaciones se han celebrado literalmente la despedida de solteras, cumpleaños o tan solo han dormido ¡niños!. No tienen nada que ver unas con otras, pero el resultado es similar. En una hay globos y serpentina por todos lados, y en la otra todos los cristales y espejos están llenos de manos, babas, etc... (en ocasiones, las madres han decidido cortales el pelo a sus hijos en el baño). Limpiar todo lleva más de media hora, por lo que pierdes pasta si no te das prisa. Resultado final: terminas jodido y doblado del cansancio. La colección de improperios, insultos y blasfemias que uno suelta al ver algo así no es digno de un blog de esta categoría.
 
En próximos capítulos... bodas islámicas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres