Blogia
Gustavo Prieto

Hotel #002

 

Jimmy arrugó la cara antes de llamar a la habitación. “Good morning, housekeeper”. 

"My friend" era el saludo habitual de Jimmy a un chico español con el que solo hablaba de fútbol. Los dos trabajaban juntos ese día. “Barcelona” y “Messi” solía decir Jimmy mientras zigzagueaba la mano como una culebra y soltaba con una sonrisa en la cara: “Messi. Manchester United”. 

Pero los sábados, Jimmy se olvidaba del fútbol y no paraba de repetir: Put in. Take out. Put in. Take out... Pronto el español supo que se refería a las camas extras que había que poner o quitar. Ese día de la semana solicitaban más de lo habitual y la falta de organización del hotel no facilitaba la tarea. 

Dos en la planta primera, tres en la segunda, dos en la tercera... pero hay que poner dos en la quinta, por lo que las que quitamos de aquí... Jimmy hacía cábalas para no tener que mover las camas entre plantas, lo que suponía meterlas en el ascensor y el doble de esfuerzo.

“Good morning, housekeeper”...Tras varios put in/ take out, Jimmy aseguraba que en esa habitación había una cama extra debajo de la grande. “La última”, juraba mientras abría la puerta. El cliente no estaba y la cama extra tampoco, por lo que tendrían que buscarla. Jimmy repasó la lista de nuevo y empezó a mascullar entre dientes.

¿No había más camas extras? Tras registrar los diferentes almacenes de cada planta recogieron un colchón de la octava planta y el respaldo de la cama en la segunda. Llegaron a la habitación sudando. De nuevo, enfrente de la puerta. “Good morning, housekeeper”. Jimmy se secó la frente antes de volver a llamar a la puerta y, justo cuando iba a abrirla, el cliente asomó la cabeza. Les miró con una sonrisa forzada y dijo que ya no necesitaba la cama extra. Y cerró. Jimmy miró al español y soltó: shit.

 

Aquí en PDF

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres